Nuestra parroquia

Erigida en 1965. Templo construido en 1967. Locales parroquiales inaugurados en 1987. Párroco actual: D. Custodio Ballester Bielsa, nombrado por el Cardenal Ricard Mª Carles en 2001.

La iglesia parroquial fue la primera construcción asumida colectivamente por los mismos feligreses que, junto con el párroco, contribuyeron materialmente a su edificación. En 1983 empezaron a edificarse los locales parroquiales y la casa abadía, que fueron inaugurados cinco años después.


La parroquia es una determinada comunidad de fieles católicos constituida de modo estable en la Iglesia particular, cuyo cura pastoral, bajo la autoridad del Obispo diocesano, se encomienda a un párroco como pastor propio.

La comunidad parroquial es comunidad católica. En ella todo lo humano contribuye al vivir divino y todo lo divino es comunicado a lo humano. Lo divino de la fe: catequesis en el más amplio sentido de la palabra, con todos los medios y los términos posibles. Lo divino de la gracia: con la acción sacrificial y sacramental, acción y vida litúrgica, vida de comunidad orante e impregnada de la santificación con Cristo y en Cristo. Lo divino del gobierno eclesial: la unidad del amor y la obediencia del pueblo, con el clero, con el Obispo, con el Papa, vicario de Cristo.

La Iglesia y los redimidos forman un organismo viviente. Entre Cristo Jesús y los bautizados hay una unidad orgánica de miembros y cabeza, una misteriosa comunicación y comunión vital que les hace vivir de la misma vida de Dios.

Esto es la Iglesia y esto es cada parroquia. La inserción de cada uno en la parroquia y de aquí en la Iglesia- se realiza en el bautismo. Después de esto, todos los tesoros de los sacramentos pasan a través de la parroquia. Toda la vida del alma cristiana se alimenta de ella. Y no hay nada en la vida humana que no repercuta en el núcleo parroquial: el nacimiento, la enfermedad, la propia vocación familiar o religiosa, el sufrimiento, la verdadera alegría y también la muerte. De esta manera, los cristianos están íntimamente más unidos que los miembros de cualquier grupo humano.

La parroquia está ubicada en la calle Estroncio 20, 08906 de L'Hospitalet en la provincia de Barcelona

Se puede llegar con mucha facilidad desde el metro línea 5 parada Can Boixeres. Desde la Ronda de Dalt la salida más cercana es la 14.

Situada en el barrio -sector- Sanfeliu, al noroeste de la ciudad de L'Hospitalet, limítrofe con la ciudad satélite de Cornellá y Esplugues de Llobregat, a diez minutos del centro de Hospitalet. Separada, sin embargo, del resto de la ciudad por la Riera de la Fonteta -parque de Can Boixeres- y por la línea férrea Barcelona-Vilafranca. Su estructura urbana se fué configurando desde los años 60'. Viven en la demarcación parroquial cerca de 6000 personas